¿Son los inversores institucionales los principales socios discretos de las criptomonedas?

Imagina que un inversor institucional, como una compañía de seguros o un fondo de pensiones, decide que quiere incursionar en el espacio de la criptomoneda. O tal vez una gran empresa quiere comprar Bitcoin (BTC) para diversificar su tesorería. Es poco probable que anuncien su intención de antemano, pues eso podría hacer subir el precio del activo digital que pretenden comprar.

Por lo tanto, a menudo hay un retraso entre la acción de una gran institución (la compra de USD 100 millones en Bitcoin, por ejemplo) y su anuncio público. “La participación institucional fluye en ciclos”, dijo Diogo Mónica, cofundador y presidente del banco de custodia de criptomonedas Anchorage Digital, a Cointelegraph. “En el momento en que se oye hablar de una nueva empresa que añade criptomonedas, normalmente hemos estado hablando con ellos durante muchos meses”.

¿Ha sucedido algo así en la reciente subida de precios, cuando Bitcoin, Ether (ETH) y muchas otras criptomonedas alcanzaron máximos históricos? ¿Estaban las corporaciones y los inversores institucionales acumulando criptomonedas a principios del otoño (para que no subiera el precio mientras estaban en fase de compras) y su impacto sólo se ha manifestado esta semana?

¿Por qué los mayores inversores?

Kapil Rathi, CEO y cofundador del exchange de criptomonedas institucional CrossTower, dijo a Cointelegraph: “Las instituciones definitivamente han estado comenzando o aumentando las asignaciones a Bitcoin recientemente”. Gran parte de esto podría haber comenzado a principios de octubre, sugirió, ya que los grandes inversores probablemente estaban tratando de entrar antes del lanzamiento del fondo cotizado en bolsa (ETF) de ProShares (y luego se convirtieron en vendedores después del lanzamiento) pero aún así, “ha habido un fuerte apoyo pasivo que ha mantenido los precios estables. Este apoyo de compra se ha parecido mucho más a la acumulación institucional que a la compra minorista en la forma en que se ha ejecutado”.

James Butterfill, estratega de inversiones de la plataforma especializada en activos digitales CoinShares, advirtió que los datos de su empresa son sólo anecdóticos; “ya que sólo podemos confiar en que los inversores institucionales nos digan si han comprado nuestros ETP”, pero “estamos viendo que un número creciente de fondos de inversión se ponen en contacto para discutir la posibilidad de añadir Bitcoin y otros criptoactivos a sus carteras de inversión”, dijo a Cointelegraph, explicando además:

“Hace dos años, los mismos fondos pensaban que comprar Bitcoin era una idea descabellada; hace un año, querían discutirlo más a detalle; y hoy, están cada vez más ansiosos por perder clientes si no invierten”.

La razón principal de la inversión, añadió Butterfill, “parece ser la diversificación y una cobertura de la política monetaria/inflación”.

Según Lennard Neo, jefe de investigación de Stack Funds, esta participación no procede necesariamente de los inversores institucionales más tradicionales, como los fondos de pensiones o las compañías de seguros, sino que se inclina más hacia las family offices y los fondos de fondos, “pero vemos un aumento del apetito por el riesgo y del interés, sobre todo en sectores específicos de las criptomonedas (NFT, DeFi, etc) y órdenes más amplias aparte de Bitcoin”. Stack Funds está recibiendo entre dos y tres veces más solicitudes de inversores que las que recibía a principios del tercer trimestre, dijo a Cointelegraph.

¿Por qué ahora?

¿A qué se debe este aparente mayor interés institucional? Hay múltiples razones que van desde “los especuladores hasta los que quieren protegerse de las incertidumbres macroeconómicas mundiales”, dijo Neo. Pero varios han declarado recientemente que veían “la cadena de bloques y las criptomonedas convertirse en una parte integral de una economía digital global”.

Freddy Zwanzger, cofundador y director de datos de la plataforma de datos blockchain Anyblock Analytics GmbH, vio una cierta cantidad de miedo a perderse, o FOMO, en juego aquí, diciendo a Cointelegraph: “Mientras que en el pasado, las inversiones en criptomonedas eran un riesgo para las gestoras (podría salir mal), ahora se convierte cada vez más en un riesgo no asignar al menos una parte de la cartera en ella, dado que las partes interesadas tendrán ejemplos de otras instituciones que sí asignaron y se beneficiaron enormemente”.

El hecho de que grandes empresas financieras como Mastercard y Visa estén empezando a soportar las transacciones de criptomonedas en sus redes e incluso a comprar tokens no fungibles no ha hecho más que intensificar el FOMO, sugirió Zwanzger.

“El interés de los inversores institucionales y las family offices ha ido aumentando gradualmente a lo largo del año”, dijo Vladimir Vishnevskiy, director y cofundador de St. Gotthard Fund Management AG, a Cointelegraph. “La aprobación del ETF de BTC en octubre sólo exacerbó esta tendencia, pues ahora hay un camino mucho más fácil para obtener esta exposición”. Las preocupaciones por la inflación ocupan un lugar destacado en la agenda de muchos inversores institucionales, “y la criptomoneda es visto como una buena cobertura para esto junto con el oro”.

Las empresas públicas se fijan en las criptomonedas para sus balances

¿Y las empresas? ¿Han comprado más Bitcoin y otras criptomonedas para sus tesorerías corporativas?

Brandon Arvanaghi, CEO de Meow (una empresa que permite la participación de la tesorería corporativa en los mercados de criptomonedas) dijo a Cointelegraph que está observando una nueva receptividad por parte de los directores financieros corporativos con respecto a las criptomonedas, en particular a raíz de la pandemia mundial de COVID:

“Cuando la inflación está en el 2% y las tasas de interés son razonables, los tesoreros de las empresas no piensan en buscar activos alternativos. […] El COVID ha dado la vuelta al mundo, y las presiones inflacionistas están haciendo que los tesoreros no sólo estén abiertos a fuentes de rendimiento alternativas, sino que las busquen activamente”.

“Desde nuestro punto de vista, estamos viendo que cada vez más empresas compran criptomonedas para diversificar sus tesorerías corporativas”, comentó Mónica. Además añadió: “Los bancos se están acercando a nosotros para satisfacer la demanda de este tipo de servicios, lo que indica una tendencia mayor más allá de que las empresas añadan cripto a su balance. […] Significa que pronto, más personas tendrán acceso directo a las criptomonedas a través de los instrumentos financieros que ya utilizan”.

Las macrotendencias están alentando a las empresas a agregar criptomonedas a sus balances de activos, dijo Marc Fleury, CEO y cofundador de la firma fintech Two Prime, a Cointelegraph. “Considera el hecho de que el efectivo corporativo líquido para las empresas que cotizan en bolsa de Estados Unidos se ha disparado de un billón de dólares en 2020 a USD 4 billones en 2021, y puedes ver por qué muchos están buscando nuevos lugares para desplegar este capital adicional y por qué esta tendencia no disminuirá”.

Mientras tanto, el número de empresas que cotizan en bolsa que han anunciado que poseen Bitcoin ha pasado de 14 el año pasado por estas fechas a 39 en la actualidad, con una cantidad total que asciende a USD 13,700 millones, dijo Butterfill.

Hablando de corporaciones, ¿están más empresas preparadas para aceptar criptomonedas como pago por sus productos y servicios? Recientemente, corrió el rumor que Tesla estaba a punto de aceptar BTC como pago por sus autos (de nuevo).

Mónica dijo a Cointelegraph: “Las fintechs se están acercando a nosotros para que les ayudemos a aceptar no sólo Bitcoin, sino una variedad de activos digitales, lo que sugiere que en el esquema más amplio, las grandes empresas están cada vez más dispuestas a adoptar los pagos con criptomonedas”.

Fleury, por su parte, dudaba de que las criptomonedas (con una notable excepción, las stablecoins) llegaran a utilizarse ampliamente como medio de intercambio. “Las criptomonedas volátiles, como BTC y ETH, no son buenas para los pagos. Punto”, dijo Fleury. Lo que hace que las criptomonedas sean geniales como moneda de reserva las convierte en pobres medios de intercambio, casi por diseño, dijo, y añadió: “Las stablecoins son otra historia”.

¿Es el modelo Stock-to-Flow (S2F) persuasivo?

En la comunidad de criptomonedas se ha hablado mucho del llamado modelo Stock-to-Flow (S2F) para predecir los precios de Bitcoin. De hecho, el modelo S2F del inversor institucional anónimo PlanB predijo un precio de BTC por encima de USD 98,000 para finales de noviembre. ¿Se toman en serio los inversores institucionales el modelo S2F?

“Muchos inversores institucionales nos hacen esta pregunta”, relató Butterfill, “pero cuando profundizan en el modelo, no les parece creíble”. Los modelos stock-to-flow suelen extrapolar puntos de datos futuros más allá del rango de datos actual de un conjunto de regresión, una práctica dudosa, estadísticamente hablando.

Además, el método que compara el suministro existente de un activo (“stock”) con el nuevo suministro que entra en el mercado (“flow”), a través de la minería, por ejemplo, “ciertamente no ha funcionado para otros activos de suministro fijo como el oro”, dijo Butterfill, y añadió: “En años más recientes se han hecho otros enfoques para mejorar el modelo S2F, pero está perdiendo credibilidad con los clientes”.

“No creo que las instituciones presten mucha atención al modelo Stock-to-Flow”, coincidió Rathi, “aunque es difícil invalidarlo, ya que hasta ahora ha demostrado ser bastante preciso”. Parece ser más popular entre los traders minoristas que entre las instituciones, dijo. Vishnevskiy, por su parte, no estaba dispuesto a descartar tan rápidamente el análisis Stock-to-Flow:

“Nuestro fondo examina este modelo junto con otras 40 métricas. Es un buen modelo, pero no debe utilizarse solo. Hay que utilizarlo junto con otros modelos y tener en cuenta también los fundamentales y los indicadores técnicos”.

Si no son las instituciones, ¿quién está haciendo subir los precios?

Dado que la participación institucional en la última subida de las criptomonedas parece ser más bien anecdótica en este momento, vale la pena preguntarse: Si las empresas y los inversores institucionales no han devorado la mayor parte de las criptomonedas que circulan, ¿quién lo hizo?

“Tiene sentido que este haya sido un fenómeno liderado por los minoristas”, respondió Butterfill, “ya que hemos asistido al nacimiento de una nueva clase de activos, y junto con ello viene la confusión y las dudas de los reguladores”. Esta incertidumbre regulatoria sigue siendo un obstáculo para la participación institucional, sugirió, y añadió:

“En nuestra encuesta más reciente, la regulación y las restricciones corporativas fueron la razón más citada para no invertir. La encuesta también reveló que las instituciones con mandatos mucho más flexibles, como las family offices, tienen posiciones mucho más grandes en comparación con los gestoras de patrimonio”.

Aun así, aunque falte la confirmación de datos fidedignos, muchos creen que la participación institucional en el mercado de los activos digitales está creciendo. “A medida que la seguridad de las criptomonedas, la infraestructura técnica y la claridad regulatoria han mejorado a lo largo de los años, se ha abierto la puerta a una mayor participación institucional en el sector”, dijo Mónica a Cointelegraph, añadiendo:

“En los próximos años, vamos a ver muchos rieles de pago a través de cripto, incluyendo stablecoins y DeFi. También espero que veamos más interconectividad entre los rieles de pago basados en blockchain con los heredados”.

Para Fleury, la tendencia es clara. “Los fondos de pensiones, las dotaciones, los fondos soberanos y otros similares añadirán las criptomonedas a su cartera en el próximo ciclo”. Sin embargo, son inversores meticulosos y se necesita tiempo para llevar a cabo la debida diligencia necesaria.

Pero una vez que los inversores institucionales se comprometen, tienden a ampliar sus compromisos rápidamente, añadió. “Todavía estamos en las primeras etapas de este ciclo institucional. Veremos mucho más interés por parte de los fondos de pensiones”.

En ese momento, una sola transacción de criptomonedas mil millones de dólares, como la histórica que se produjo a finales de octubre, será un “hecho cotidiano”, dijo Fleury.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *