¿Por qué ahora? La SEC tardó ocho años en aprobar un ETF de Bitcoin en EE.UU.

Tras ocho años en proceso, la aprobación silenciosa de un fondo cotizado en bolsa (ETF) de Bitcoin (BTC) por parte de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de EE.UU. la semana pasada provocó una oleada de exuberancia en el espacio de las criptomonedas y envió el precio de la principal moneda digital a un nuevo máximo histórico.

A pesar de que algunos analistas y participantes de la industria tienen reservas con respecto a la naturaleza del producto aprobado (ProShares Bitcoin Strategy ETF (BITO) y Valkyrie Bitcoin Strategy ETF (BTF) están basados en futuros en lugar de seguir el precio al contado de Bitcoin) el acontecimiento ha sido abrumadoramente aclamado como un momento de avance en la historia de la criptomoneda.

Antes del trascendental lanzamiento de BITO en la Bolsa de Nueva York, no estaba claro el interés que suscitaría la nueva oferta. En el primer día de BITO, la negociación superó incluso las expectativas más optimistas, pues el nuevo ETF registró un volumen récord. Mientras tanto, el precio de BTF cayó ligeramente durante el primer día.

Por muy emocionados que estén los entusiastas de la criptomoneda, la pregunta sigue siendo: ¿Por qué pasa esto ahora?

Años de negativa regulatoria

La aprobación del ETF es un momento decisivo para toda la industria cripto. En una declaración escrita a Cointelegraph, el presidente de la Bitcoin Foundation, Brock Pierce, señaló que “este momento es muy esperado, ya que numerosos empresarios y empresas han buscado la aprobación de los reguladores desde 2013”.

Desde que los hermanos Winklevoss intentaron por primera vez obtener la aprobación regulatoria para un fondo cotizado de Bitcoin hace ocho años, la SEC adquirió la costumbre de rechazar o retrasar repetidamente las decisiones sobre múltiples propuestas de ETF de BTC.

La SEC lleva mucho tiempo argumentando que el mercado subyacente a estos instrumentos propuestos es nada menos que un campo minado para los traders desprevenidos. Entre las principales preocupaciones del organismo regulador se encuentran la posible manipulación del precio de Bitcoin, poca liquidez, los problemas de ciberseguridad y la falta de transparencia de los datos comerciales necesarios para fijar el precio del activo.

A principios de abril, el presidente de la SEC, Gary Gensler, había insinuado por primera vez que podría estar abierto a un ETF que siguiera el precio de los futuros de Bitcoin regulados en lugar de los vinculados al activo real, lo que desencadenó una nueva ronda de presentación de propuestas. En opinión de Gensler, la exposición a futuros de BTC, especialmente los regulados por la Ley de Sociedades de Inversión de 1940, ofrece una doble protección al inversor que podría considerarse suficiente según los estándares de la agencia.

A finales de septiembre, en su intervención en la conferencia Future of Asset Management, Gensler reafirmó la viabilidad de un producto cotizado basado en futuros de Bitcoin, sugiriendo que los comentarios anteriores expresaban una posición cuidadosamente ponderada y no un giro caprichoso de la frase.

De hecho, el modelo basado en futuros resuelve muchos de los rencores de protección de los inversores que la SEC mantiene hacia los productos de Bitcoin “físico”. Dado que los inversores apuestan esencialmente sobre si el precio del BTC subirá o bajará, no necesitan manejar la criptomoneda real y no hay ningún requisito para que el proveedor del ETF custodie Bitcoin, eliminando así una importante fuente de dolores de cabeza regulatorios.

Además, los futuros de Bitcoin, supervisados por la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC), se ofrecen desde 2017 en el Chicago Mercantile Exchange. Se trata de un instrumento que tiene un historial probado y es bien comprendido por los reguladores financieros.

¿Por qué ahora?

Gary Gensler, cuya designación como máximo regulador de valores en abril de 2021 fue recibido con entusiasmo por gran parte de la comunidad de criptomonedas, ha demostrado rápidamente tener una relación más complicada con el espacio de los activos digitales. En particular, su implacable impulso para categorizar la mayoría de los criptoactivos como valores y regularlos como tales contribuyó a que muchos en la industria lo eliminaran de la lista de los aliados de las criptomonedas.

Al mismo tiempo, como alguien que sin duda sabe un par de cosas sobre las criptomonedas y su potencial, es probable que el jefe de la SEC no quiera establecerse como el villano número uno de la industria de las criptomonedas. Permitir que un ETF de Bitcoin basado en futuros finalmente llegue podría ser visto como la manera más segura y limpia de dar al sector algo que parezca y se sienta como una gran victoria.

Brad Yasar, fundador y director general de la plataforma de finanzas descentralizadas EQIFI, ve dos puntos lógicos clave detrás de que octubre de 2021 se convierta en el momento en el que se levante finalmente el bloqueo de la SEC a los ETF de Bitcoin. El primero es la inercia institucional, por la que simplemente se necesita mucho tiempo para que la maquinaria reguladora responda a la demanda de una nueva clase de producto, incluso cuando es evidente que ha llegado el momento. Yasar comentó a Cointelegraph:

“El sistema ha trabajado a través de sus ciclos y finalmente ha llegado a un estado en el que es posible la aprobación. Tampoco está de más que ahora múltiples entidades públicas tengan grandes cantidades de Bitcoin en sus libros contables y declaren de esos activos trimestralmente, por lo que los reguladores tienen más puntos de datos que evaluar”.

El segundo componente, en opinión de Yasar, es que hay mucha presión institucional sobre la SEC para que conceda a las instituciones financieras tradicionales un fácil acceso a esta oportunidad de inversión alternativa.

El cártel de la SEC

Algunas explicaciones más exóticas flotan en el campo de los conocedores de criptomonedas que tienden a percibir que el gobierno y Wall Street presentan un frente unificado contra los inversores minoristas. Según esta lógica, un ETF basado en futuros significa tasas más altas y más intermediarios institucionales que se benefician del creciente interés de los inversores en las criptomonedas.

En un tuit, Ryan Selkis, fundador de la firma de inversión en criptomonedas Messari, opinó que la SEC es “simplemente parte del cártel”.

Sea lo que sea lo que haya provocado la aprobación del ETF por parte de los reguladores, es probable que sea un positivo neto para la adopción y la generalización de las criptomonedas. El increíble entusiasmo de los inversores por la nueva oferta en los primeros días de cotización de ProShares demuestra que los que esperaban que tuviera problemas estaban equivocados. La facilidad de obtener exposición a Bitcoin desde la comodidad de la cuenta de corretaje o de jubilación habitual parece interesar a grandes franjas de inversores estadounidenses.

Tal vez la simple noción de que ha llegado el momento y no tiene sentido luchar contra lo inevitable ha sido la mejor explicación todo el tiempo.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *