Los reguladores ponen calor al mercado: ¿Dash, ZEC y Monero alcanzan el punto de ebullición?

El día de Año Nuevo, la empresa estadounidense Bittrex anunció a través de Twitter que retiraba de su lista a tres de las principales monedas de privacidad: Monero (XMR), Zcash (ZEC) y Dash. Un link prometía más detalles, pero los que le dieron click no aprendieron nada para explicar por qué el comercio de estos tokens terminaría el 15 de enero.

Aún así, las noticias no pudieron ser del todo sorprendentes. Los reguladores, tanto en los Estados Unidos como en el extranjero, han estado echando un vistazo a las monedas de privacidad estos días. A diferencia de Bitcoin (BTC) y Ether (ETH), estas monedas prometen un mayor anonimato ocultando las direcciones de los usuarios y los importes de las transacciones, lo que hace que las transacciones sean más difíciles de rastrear. Los organismos gubernamentales sospechan que pueden ser utilizadas para la evasión de impuestos, el blanqueo de dinero y tal vez otras actividades delictivas.

La Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, por ejemplo, señaló en su propuesta de cambio de norma del 23 de diciembre que las criptomonedas mejoradas en el anonimato, o AEC, “tienen una conexión bien documentada con la actividad ilícita”, al haber sido “utilizadas para blanquear Bitcoin pagados a la billetera utilizada en el ataque de ransomware Wannacry”, por ejemplo. Además:

“Varios tipos de AEC (por ejemplo, Monero, Zcash, Dash, Komodo y Beam) están aumentando su popularidad y emplean diversas tecnologías que inhiben la capacidad de los investigadores tanto para identificar la actividad de las transacciones utilizando datos de la Blockchain como para atribuir esta actividad a una actividad ilícita realizada por personas físicas”.

En otro lugar, el Servicio de Impuestos Internos, IRS por sus siglas en inglés, de los Estados Unidos anunció en septiembre que ofrecería una recompensa de hasta 625.000 dólares a todo aquel que pudiera romper Monero, la moneda de privacidad más utilizada, lo que sugiere que el organismo cree que la moneda puede utilizarse para ocultar ingresos imponibles.

“La acción de Bittrex no me sorprende”

Timothy Massad, ex presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías de EE.UU. y ahora miembro senior de la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, dijo a Cointelegraph: “La acción de Bittrex no me sorprende“. Continuó aclarando que “el uso de la criptomoneda con fines ilegales ha sido una de las principales preocupaciones de los organismos encargados de hacer cumplir la ley y de los reguladores en los Estados Unidos (y en otros lugares), por lo que es de esperar que se preste atención a las monedas de privacidad“.

El escrutinio de las monedas no se limita a los Estados Unidos. En 2019, la unidad surcoreana de OKEx retiró de su lista cinco monedas de privacidad, entre ellas XMR, Dash y ZEC, citando las normas contra el blanqueo de dinero del Grupo de Acción Financiera Internacional del G-20, en particular, la necesidad de que el exchange tenga una dirección tanto para el remitente como para el destinatario de una transacción de criptomonedas, que las monedas de privacidad no proporcionan. Por su parte, Japón prohibió las monedas de privacidad en junio de 2018, refiriéndose a Monero, Zcash y Dash en ese momento como “tres hermanos anónimos“.

BTC sigue siendo “la moneda preferida de los criminales”

Pero como suele ocurrir con las criptomonedas, las cosas no son tan simples como parecen. Aunque reconoce que muchas de las preocupaciones de los reguladores con respecto a las monedas de privacidad son válidas, Jevans observó que “los datos siguen mostrando que Bitcoin, que es más rastreable que el dinero en efectivo, sigue siendo la moneda elegida por los delincuentes debido a la ubicuidad de las rampas de salida en dinero fiat”. Mientras tanto, tras la eliminación de Bittrex, la cuenta de Twitter de Dash emitió, como era de esperar, una declaración defensiva, señalando: “La funcionalidad de privacidad de Dash no es mayor que la de Bitcoin, lo que hace que la etiqueta de ‘moneda de privacidad’ sea un nombre equivocado para Dash“.

Otros han sugerido que la acción de Bittrex podría haber sido un esfuerzo para ponerse al día con las directrices antiblanqueo de dinero del GAFI, o “regla de viaje”, y si es así, otros exchanges de EE.UU. podrían hacer pronto lo mismo. Andrew Miller, profesor de la Universidad de Illinois y miembro de la junta de la Fundación Zcash, tenía dudas acerca de esta explicación, según le dijo a Cointelegraph: “Dado que Kraken, Gemini y otros exchanges siguen cotizando monedas de privacidad, no creo que sea debido a un requisito reglamentario específico“.

Cuando Cointelegraph se puso en contacto con Bittrex sobre su reciente retirada de si lista, un portavoz de la empresa dijo: “Bittrex no tiene ningún comentario para esta historia“. Cabe señalar que Bittrex U.S. también retiró de su lista a XRP el 29 de diciembre, pero es probable que esto se deba a que la Comisión de Valores y Bolsa de los EE.UU. presentó cargos contra Ripple.

“Nada inherentemente malo”

Otros comentaristas sostienen que no hay nada intrínsecamente problemático en las monedas de privacidad. De hecho, son una innovación útil, aunque tal vez deban ser mejor gestionadas. “No hay nada intrínsecamente malo en las monedas de privacidad”, dijo Jevans, incluso si hacen más fácil el lavado de dinero que BTC.

Como se ha señalado, el dinero en efectivo es más fácil de lavar que Bitcoin, pero nadie habla de eliminar el dinero en efectivo, sugirió. Miller añadió que las monedas de privacidad también podrían ser un contragolpe para la excesiva vigilancia de los mercados criptos por parte de las autoridades, incluida la “vigilancia a granel sin orden judicial”.

Giulia Fanti, una profesora de la Universidad Carnegie Mellon, le dijo a Cointelegraph: “La economía mundial se está moviendo hacia un sistema financiero digital que permitirá una vigilancia minuciosa por parte de los gobiernos y/o corporaciones”. Las monedas de privacidad importan, entre otras razones, ya que significan innovación:

“Están ayudando a estimular el desarrollo de tecnologías de privacidad de vanguardia que podrían eventualmente ser utilizadas en servicios financieros digitales centralizados. Por lo tanto, si bien las monedas de privacidad pueden utilizarse sin duda para el blanqueo de dinero, también constituyen un importante contrapeso a algunas tendencias sociales preocupantes”.

Preston Byrne, un socio del bufete de abogados Anderson Kill, le dijo a Cointelegraph: “Las monedas de privacidad son una innovación importante no sólo en términos de incentivar el desarrollo de nuevos sistemas de criptomonedas descentralizados, sino también en términos de la importancia que tiene para la sociedad disponer de un medio confidencial para realizar transacciones en general, un papel que en la actualidad ocupa el dinero en efectivo“. Además, las monedas de privacidad pueden ser menos útiles para ocultar ciertas actividades ilícitas de lo que algunos reguladores creen, siempre que se instalen ciertas barreras de seguridad, según Byrne:

“Intentar ocultar la actividad de uno mediante una moneda de privacidad tampoco es aconsejable debido a que, al menos por el momento, para pasar de la criptomoneda a los activos reales se requieren puntos de contacto con los exchanges regulados en los que se lleva a cabo la verificación KYC [Know Your Customer]. Empujar las monedas de privacidad fuera de los exchanges donde se llevan a cabo los procesos KYC me parece contraproducente”.

La importancia de los “puntos de contacto regulados”

Aún así, Jevans cree que “debemos esperar más exchanges en los EE.UU. y a nivel mundial para eliminar de la lista las monedas de la privacidad con el fin de garantizar el cumplimiento hasta que puedan desplegar un enfoque basado en el riesgo para prevenir el lavado de dinero”. Esto puede no ayudar, sin embargo, dijo Byrne: “A largo plazo, el crecimiento explosivo de los llamados ‘exchanges descentralizados’ probablemente tomará el relevo, sin el beneficio para el gobierno de tener monedas que ocasionalmente entren en contacto con puntos de contacto regulados”.

Estos “puntos de contacto regulados” podrían ser la salvación de las monedas de privacidad. Un operador de carteras de custodia, por ejemplo, “generalmente puede ver las transacciones que un usuario está ejecutando y todavía puede exigirle que proporcione alguna forma de identidad“, explicó Fanti, añadiendo:

“Así pues, aunque una moneda de privacidad oculte el contenido de la transacción en la Blockchain pública, puede haber formas de hacer cumplir los requisitos reglamentarios -al menos para algunas clases importantes de transacciones- con la cooperación de los operadores de carteras de custodia”.

Tanto Zcash como Monero también apoyan una tecnología llamada “claves de vista” que dan la opción de revelar información sobre una transacción a los auditores o reguladores de forma segura, como añadió Miller: “Es un concepto erróneo común que las monedas de privacidad socavan fundamentalmente o son incompatibles con la forma en que se aplican las regulaciones existentes“, un sentimiento que se ha expresado en los medios de comunicación social y que sugiere que las monedas de privacidad tienen más que ver con la libertad personal que con el blanqueo de dinero.

El 7 de enero, se anunció que un custodio de criptomonedas emitirá Monero envuelto en la red Ethereum, sugiriendo que no sólo los DEXs podrían estar trabajando en la búsqueda de un lugar para que las tres llamadas monedas de la privacidad florezcan.

Espere más aplicación de KYC/AML

Al final, puede ser necesario una especie de acto de equilibrio por parte de los reguladores y la comunidad cripto, en el que el reto consiste en preservar los puntos fuertes de la privacidad de las criptomonedas, pero sin convertirlas en un refugio para los blanqueadores de dinero y los delincuentes de los ransomware.

Yo esperaría ver esfuerzos continuos para abordar el riesgo e intensificar la aplicación de KYC/AML a medida que la nueva administración entre en funciones”, dijo Massad a Cointelegraph, añadiendo: “Si las monedas de privacidad pueden ser ‘mejor gestionadas’ para satisfacer tanto los intereses de las fuerzas del orden como los de aquellos a los que les gusta el mayor anonimato que proporcionan es una pregunta interesante. Sin embargo, no puedo decir que lo haya visto todavía“.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *