Los emisores de stablecoin están preparados para ser los bancos del futuro en el camino hacia la adopción

No se puede negar el hecho de que el mercado de las criptomonedas ha crecido con fuerza a lo largo de 2021, como lo demuestra el hecho de que la capitalización total del sector haya alcanzado recientemente la marca de los USD 3 billones, aunque durante un periodo de tiempo relativamente breve.

Dicho esto, las stablecoins, una clase de criptomonedas que tienen su valor vinculado a una moneda fiduciaria, han visto su uso aumentar drásticamente en los últimos meses gracias, en gran parte, a su capacidad para ayudar a los inversores a mojarse con las monedas digitales, al tiempo que eliminan muchos de los problemas centrales (como la volatilidad diaria de los precios) que afectan actualmente al mercado de criptomonedas.

Desde 2020, el sector de las stablecoin se ha expandido un asombroso 500%, pasando de una capitalización de mercado total de unos USD 20,000 millones a más de USD 125,000 millones. Como se puede imaginar, este monumental aumento no ha pasado desapercibido para los reguladores de todo el mundo, hasta el punto de que el gobierno de Biden está buscando activamente idear una configuración regulatoria similar a la de los bancos para los emisores de stablecoins.

Y aunque los partidarios de la moneda digital son conocidos por su perspectiva antirreguladora, los emisores de stablecoins como USD Coin (USDC), el director general de Circle, Jeremy Allaire, adoptó recientemente una postura de apoyo en relación con el tema. En una entrevista reciente, dijo que las propuestas para regular los emisores de stablecoins en dólares en Estados Unidos a nivel federal significaban un progreso para el crecimiento de la industria. “Hay un reconocimiento real de que a medida que estas stablecoins de pago crecen, podrían crecer a escala de Internet con relativa rapidez”, comentó Allaire. 

¿Son las regulaciones el camino a seguir?

Al ponerse en contacto con Circle, un portavoz de la compañía dijo a Cointelegraph que la firma, desde hace tiempo, apoya plenamente que el Congreso de Estados Unidos establezca una supervisión federal para la emisión de stablecoins, y añadió:

“La rápida escalada y la importancia estratégica de esto para la competitividad del dólar en la era de las criptomonedas y blockchains es fundamental. También sabemos que, al igual que con la creación de Internet, sólo a través de una rigurosa colaboración entre el sector público y el privado la gente de todo el mundo podrá beneficiarse de forma tangible de las blockchains públicas”.

El portavoz dijo que Circle continuará dando la bienvenida a cualquier regulación que ayude a hacer más seguros a los consumidores y a las empresas, a la vez que apoya la innovación y el desarrollo que mejora la competitividad económica y la seguridad nacional. “Creemos que esto puede conducir a un sistema financiero radicalmente más eficiente, más seguro y más resistente”, dijeron.

Ryan Matovu, CEO y fundador de Ardana (un protocolo de stablecoin respaldado por activos y un exchange descentralizado basado en Cardano) dijo a Cointelegraph que, a medida que los llamamientos a las regulaciones siguen cobrando impulso, tiene que haber un reconocimiento de los diferentes modelos de stablecoin en el espacio y el espectro de descentralización en el que existen. Dijo:

“La regulación de las stablecoins de tipo de custodia centralizada tiene sentido, ya que operan dentro del espacio financiero tradicional de mantener dólares fiduciarios en cuentas. Las stablecoins descentralizadas se sitúan fuera de esto y, al existir como activos puramente en cadena, deberían ser tratadas como tales, como plataformas peer to peer, en contraposición a los ’emisores'”.

¿Es la supervisión una conclusión inevitable?

Steven Parker, CEO de la aplicación de billeteras de criptomonedas Crypterium y antiguo CEO de la red de Europa Central y Oriental de Visa, dijo a Cointelegraph que no hay absolutamente ningún entorno futuro de las stablecoins que no acabe en regulaciones que estén, al menos, a la altura de las normas a las que están sujetos los bancos actualmente.

Destacó que Sir John Cunliffe, vicegobernador del Banco de Inglaterra, comentó recientemente que el crecimiento y el uso continuos de las monedas digitales podrían provocar un gran colapso financiero. Parker añadió:

“La reacción de los responsables políticos ante Libra, ahora Diem, una forma de stablecoin, fue rápida y tuvo un gran retroceso en su aplicación. Cualquiera que piense que los reguladores se limitarán a permitir que una nueva moneda no regulada asuma un papel destacado en las finanzas económicas no está familiarizado con el funcionamiento de la regulación financiera. Hay una batalla por el control de la regulación, pero una vez que se resuelva, las stablecoins y sus creadores y gestores serán regulados duramente”.

No todos están convencidos de la necesidad de aumentar la regulación. Steve Gregory, CEO de la filial estadounidense de la plataforma de comercio Currency.com, dijo a Cointelegraph que no todas las stablecoins son iguales y que, a diferencia de los bancos, no están respaldadas por la plena fe y el crédito de una nación soberana como Estados Unidos.

Dicho esto, la tasa de crecimiento exponencial de la adopción de stablecoins parece indicar que el mercado no se ve afectado por la laxa regulación en torno a las stablecoins, señaló Gregory, y añadió:

“En última instancia, al igual que el funcionamiento de los exchanges de criptomonedas, en el futuro habrá dos tipos de emisores de stablecoin: los que se acojan a propósito a las jurisdicciones reguladas y ofrezcan una contabilidad transparente, reglas claras para el canje y protecciones para los inversores en una cesta, y a la inversa, habrá otros emisores que tengan un mercado secundario robusto pero que sigan funcionando sin reglas claras que puedan ser sinónimo de instituciones financieras”.

Gregory dijo que la primera cesta será el lugar probable para las instituciones financieras reguladas que se dediquen a los productos financieros criptoespecíficos y la segunda será más bien para el comercio transfronterizo desde países con estrictos controles de divisas, los mercados peer-to-peer y el acceso a los exchanges offshore.

Por último, en cuanto a la mejor manera de gobernar el mercado de stablecoins, Gregory cree que el libre mercado debe seguir su curso, algo que permitirá a las stablecoins reguladas encontrar su lugar en la economía mundial y crecer en consecuencia. Cree que las stablecoins no reguladas seguirán creciendo y evolucionando hacia su propio nicho: “En general, es una clase de activos global, y las diferentes regulaciones de cada país en particular hacen difícil conformar la utilidad de las stablecoins en un marco regulatorio”.

El camino a seguir

Como parte de sus planes futuros, parece que el gobierno de Biden está tratando de idear una nueva “carta de propósito especial” para los emisores de stablecoins, que los pondrá efectivamente en la misma categoría que los bancos. En este sentido, Allaire cree que los detalles de una carta bancaria para una empresa de criptomonedas tienen que ser limados con el tiempo para que las normas tengan sentido para los jugadores que operan en este espacio en evolución.

También cabe señalar que, en el transcurso de los últimos meses, las stablecoins se han convertido en un tema central de conversación para los reguladores. En septiembre, el Tesoro de EE.UU. organizó una serie de reuniones para analizar los riesgos que las stablecoins suponen para sus usuarios y para el sistema financiero en el que operan.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *