La amenaza de las stablecoin: Las dudas regulatorias pueden obstaculizar la adopción

El mercado de stablecoins ha crecido exponencialmente (de sólo USD 21,500 millones a mediados de octubre del año pasado a USD 130,000 millones para a principios de noviembre; un aumento de seis veces), por lo que era razonable esperar que el gobierno de Estados Unidos tuviera que ocuparse de estos activos digitales que están diseñados para mantener un valor estable en relación con una moneda fiduciaria como el dólar estadounidense (USD) o una materia prima como el oro.

El Departamento del Tesoro reveló esta semana sus últimas reflexiones sobre el tema con el esperado informe del Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros (PWG) sobre las Stablecoins. Ese informe recomienda que el Congreso actúe con prontitud para promulgar legislación que garantice que los emisores de stablecoins de pago estén regulados de forma más parecida a los bancos estadounidenses. Es decir, que las stablecoins sólo se emitan a través de “entidades que sean instituciones depositarias aseguradas”.

Sorprendentemente, el informe no provocó muchas reacciones de la industria. ¿Quizás la comunidad de criptomonedas se sintió aliviada de que el gobierno no buscara prohibir directamente las stablecoins? Sin embargo, el informe plantea algunas preguntas.

Si se promulga, ¿qué impacto tendrá esta legislación en el mercado mundial de stablecoins? ¿Podría ahogar la innovación, como han advertido algunos miembros de la comunidad de criptomonedas? O, más bien, ¿podría aportar seguridad normativa a un sector cuya falta de supervisión puede haber desanimado a los inversores institucionales, a las empresas e incluso a los inversores minoristas a la hora de explorar alternativas?

¿Una ventaja para los bancos tradicionales?

Con respecto a la primera pregunta, Salman Banaei, jefe de política de la empresa de inteligencia de criptomonedas Chainalysis, dijo a Cointelegraph que, suponiendo que la legislación recomendada se aprobara y se convirtiera en ley -un gran “si”, dado el actual estancamiento legislativo en Washington-, sus disposiciones “pondrían a las actuales stablecoins respaldadas por bancos como JPM Coin en una posición competitiva privilegiada frente a los emisores de stablecoin no bancarios”.

Los emisores de stablecoins no bancarios necesitarían, como mínimo, renegociar los acuerdos con sus actuales proveedores de servicios bancarios, obteniendo estos últimos más influencia en estos acuerdos de asociación, continuó Banaei. El informe del PWG contempla que muchas de estas relaciones estarían sujetas a la Ley de Empresas de Servicios Bancarios. “Alternativamente, estos emisores de stablecoin no bancarios podrían solicitar convertirse en instituciones de depósito o adquirir instituciones de depósito, aunque estas opciones pueden ser caras y lentas”.

Pero, ¿desalentaría a las nuevas empresas financieras y obstaculizaría la innovación, como temen algunos en la comunidad de criptomonedas? A corto plazo, probablemente obstaculizaría la innovación, respondió Banaei, dado que limitaría el grupo de potenciales emisores de stablecoin a las instituciones depositarias. “Sin embargo, a largo plazo, la legislación fomentaría la innovación”, porque unas “normas de circulación” claras eliminarían el riesgo normativo que ha sido el principal obstáculo para la adopción masiva de las stablecoins.

Esto, a su vez, podría “fomentar la adopción de stablecoins en una variedad de contextos en los mercados financieros”, continuó Banaei. Los costes fijos asociados a la emisión de una stablecoin por parte de una institución de depósito son relativamente bajos, lo que podría “animar a las instituciones de depósito a competir para ofrecer stablecoins y adoptar o facilitar su uso” en diversas circunstancias.

¿Una puerta de entrada al mundo de las criptomonedas?

En una publicación de agosto, el economista jefe de Chainalysis, Philipp Gradwell, escribió que “las stablecoins son vitales para muchos inversores institucionales porque son la puerta de entrada fundamental al mundo de la moneda digital”. Si ese es el caso, ¿no preferirían los inversores institucionales y las empresas una mayor seguridad de mercado y regulatoria frente a las stablecoins? Es decir, ¿no apoyarían las recomendaciones del PWG?

En Europa, la incertidumbre regulatoria está “sin duda disuadiéndolos [es decir, a los inversores institucionales] de mantener stablecoins, invertir en criptomonedas a través de stablecoins y utilizar stablecoins para obtener rendimiento en DeFi o emitir stablecoins ellos mismos”, dijo Patrick Hansen, jefe de estrategia y crecimiento de Unstoppable Finance, a Cointelegraph, añadiendo además:

“Pero, al contrario que muchos inversores minoristas, la mayoría de las instituciones no compran criptomonedas a través de stablecoins de todos modos – sino con dinero fiduciario o a través de algún tipo de criptofideicomiso, certificado o derivado – y, en el futuro, probablemente cada vez más a través de fondos cotizados en bolsa (ETF)”.

Sidharth Sogani, CEO de la empresa de investigación de criptomonedas CREBACO Global, que no es fan de las stablecoins, se mostró de acuerdo. “Nadie quiere poseer una stablecoin hasta que, y a menos que, se le exija que tome ganancias. Además, con más formas de invertir ahora, incluyendo ETFs, etc., creo que la gente está reduciendo la exposición a las stablecoins”, dijo a Cointelegraph.

“El principal beneficio de la legislación recomendada por el Informe del PWG es que proporcionaría un camino para entrar en la ‘puerta’ de los nuevos servicios financieros y la tecnología”, comentó Banaei, añadiendo: “El informe del PWG presenta un modelo de cómo abrir esta ‘puerta’ a formas nuevas, más eficientes y competitivas de ofrecer servicios financieros”.

Desbloquear una oportunidad

El informe podría haber ordenado a organismos reguladores como la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) o la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos (CFTC) que abrieran esa “puerta” utilizando su actual autoridad reguladora, añadió Banaei, pero no lo hizo. En su lugar, recomendó una vía más larga pero posiblemente más duradera: la legislación del Congreso. El temor de Banaei es que si la legislación fracasa, entonces “el informe del PWG no logrará estimular a los reguladores para que apliquen las normas necesarias para abordar de forma exhaustiva los riesgos detallados en el informe”, como la iliquidez o la imposibilidad de canjear o los problemas de financiación ilícita, y nunca se harán realidad “las oportunidades desbloqueadas por el uso generalizado de las stablecoins”.

El informe ha recibido la aprobación de un espectro bastante amplio de actores implicados. Rohan Grey, profesor adjunto de la Facultad de Derecho de la Universidad de Willamette, que ayudó a elaborar la Ley STABLE (es decir, la legislación sobre stablecoins presentada anteriormente en el Congreso) dijo que las propuestas eran en general positivas, explicando además a Cointelegraph:

“Esta fue la visión subyacente detrás de la Ley STABLE que presentamos a finales de 2020. Llevar las stablecoins directamente al ámbito de la regulación bancaria y bajo el paraguas del seguro de depósitos sería inequívocamente positivo para la estabilidad financiera.”

Por otra parte, Michael Saylor, uno de los bitcoiners más expresivos del espacio, declaró que el informe del PWG debería ser “de lectura obligatoria para cualquier persona interesada en Bitcoin o las criptomonedas”, mientras que el fundador de Quantum Economics y partidario de las criptomonedas, Mati Greenspan, escribió en su boletín que el informe del Tesoro es “increíblemente alcista para todo el espacio de las criptomonedas, y ya podemos ver que los precios reaccionan”.

Olya Veramchuk, directora de Soluciones Fiscales en Lukka, un proveedor de datos y software de criptomonedas, señaló la opinión del informe de que los emisores de stablecoin deberían estar restringidos a ser “instituciones depositarias aseguradas, que están sujetas a la supervisión y regulación apropiadas”, una restricción que esencialmente igualaría a los “emisores de stablecoin a los bancos tradicionales”, aclarando más para Cointelegraph:

“Esto sin duda aumentaría los costes de cumplimiento y probablemente haría más difícil que los emisores de stablecoin fueran rentables. Por otro lado, sin embargo, una mayor regulación podría aumentar la comodidad de los inversores institucionales.”

¿Y el resto del mundo?

Por supuesto, el documento de la Casa Blanca se aplica a una sola jurisdicción: Estados Unidos. Se trata de un mundo que sigue luchando por encontrar el equilibrio óptimo entre regulación e innovación para el sector de las criptomonedas y la cadena de bloques.

“El espacio regulatorio de las criptomonedas está cada vez más caldeado, y no sólo en Estados Unidos, sino también en el resto del mundo”, dijo previamente a Cointelegraph Firat Cengiz, profesora titular de Derecho en la Universidad de Liverpool, y añadió: “Las DeFi y las stablecoins (más que las monedas de intercambio o de reserva de valor como BTC o ETH) serán el objetivo clave de las regulaciones emergentes”. Por ejemplo, los borradores de la normativa de la Unión Europea “prohibirán los intereses de las stablecoins”.

Eloisa Cadenas, CEO en CryptoFintech y cofundadora de PXO Token, la primera stablecoin mexicana, aplaudió el intento de imponer cierta regularidad en el mercado de stablecoins, diciendo a Cointelegraph:

“Las regulaciones que se están desarrollando en torno a las stablecoins, específicamente el fiat colateralizado, al contrario de lo que se podría pensar, son muy necesarias y fundamentales ya que garantizarán que haya una política monetaria saludable – sin ella, existe la posibilidad de riesgo sistémico y de liquidez.”

Otros sugirieron, sin embargo, que la “cura” regulatoria podría ser peor que la “enfermedad” de la incertidumbre regulatoria. En Europa, Hansen, antiguo responsable de blockchain en Bitkom, una asociación de empresas alemanas que operan en la economía digital, dijo que las normas sobre stablecoin que se están debatiendo en el contexto del Reglamento sobre Mercados de Criptoactivos (MiCA) de la UE “sofocarán la innovación europea en ese sector”.

Los emisores de los llamados tokens de dinero electrónico, por ejemplo, tendrán que obtener autorización como entidades de crédito o de dinero electrónico y enfrentarse a requisitos de cumplimiento muy elevados. “No espero que muchos proyectos y startups en la UE estén dispuestos a pasar por ese costoso y largo proceso de autorización para emitir una stablecoin denominada en euros”, dijo a Cointelegraph.

Preguntado por las propuestas del PWG, Sogani, cuya empresa tiene su sede en Mumbai (India), se mostró de acuerdo en que es necesaria una legislación que regule el mercado de las stablecoins. En la actualidad, muchos emisores de stablecoin “pueden no ser capaces de manejar ciertas cosas como la liquidez fiat”, por lo que algunos requisitos de capital podrían ser útiles. Además, las reservas de muchos emisores “no están siendo auditadas sistemáticamente por auditores reconocidos”. Por ejemplo, “USDT está ahora disponible en más de cinco cadenas para transacciones”, incluyendo ERC-20, BEP-20, Solana, Tron y BEP-2. “Auditar en múltiples cadenas” donde los fondos están cambiando de manos 24/7 es casi “imposible”, sugirió.

¿Prefieren las stablecoins a los dólares fiduciarios?

Mientras tanto, las stablecoins siguen proliferando. Datos de Chainalysis muestran que, a mediados de marzo de 2021, los grandes inversores empezaron a comprar un número cada vez mayor de stablecoins y a mantenerlas durante más tiempo que antes. Gradwell escribió que, dado que muchos están dispuestos a tener un patrimonio significativo en stablecoins en lugar de en fiat, “hay un mercado sin explotar para cualquier empresa que empiece a ofrecer eso”. Esta es una de las razones por las que la moneda Diem de Facebook causó tanto revuelo”.

Pero las stablecoins también se han visto afectadas por la polémica. A principios de este año se sugirió que no todas las stablecoin están respaldadas 1:1 por dólares estadounidenses o por vales del Tesoro de EE.UU., “ya que algunas tienen un alto porcentaje de activos de mayor riesgo en sus reservas”, es decir, otros activos digitales, títulos de valores, bonos corporativos, etc., dijo Veramchuk a Cointelegraph, añadiendo:

“No hay normas que regulen la composición de las reservas. Eso, combinado con la incertidumbre normativa y la relativa novedad de la clase de activos, hace que los inversores institucionales se comporten con cautela”.

La normativa también tendrá que tener en cuenta las diferencias entre los distintos tipos de stablecoins. “Tiene que haber una clara distinción entre las stablecoins emitidas de forma centralizada con una reserva central y, por otro lado, las stablecoins descentralizadas y generadas algorítmicamente sobre blockchains públicas abiertas sin permiso”, dijo Hansen.

Grey también mencionó las stablecoins algorítmicas, o híbridas, que no están respaldadas por monedas fiduciarias o materias primas, sino que dependen de complejos algoritmos para mantener sus precios estables. “Una cuestión pendiente de las conclusiones del informe [del PWG] es qué pasaría con las llamadas stablecoins ‘algorítmicas’, que el informe distingue de las stablecoins ‘respaldadas por fiat’ de una manera que no estoy seguro de que sea justificable o útil”.

“La regulación de las stablecoins es muy necesaria”

Con todo, la llegada del informe del PWG pareció ser recibida con cierto alivio dentro de la comunidad de criptomonedas: al menos el Departamento del Tesoro de Estados Unidos no proponía ilegalizar las stablecoins. El requisito del seguro de depósito no parecía ser insuperable (al menos no ha surgido ningún clamor) y la innovación en el sector no se vería estrangulada de manera significativa porque las stablecoins no tienen nada que ver con la innovación, señalaron otros.

Muchos consideraron que la incertidumbre regulatoria es el verdadero azote en este caso, y aunque el diablo está en los detalles, como observó Grey, las propuestas del gobierno no fueron vistas como un desarrollo no deseado en general. A la gente por lo general le gusta que alguien supervise el proceso de elaboración de las salchichas, aunque no quiera ver cómo se hacen. Cadenas añadió:

“Los proyectos de stablecoin como el que estamos creando en México se enfrentan a varias barreras, como no saber dónde o si podrán operar. En definitiva, la regulación para las stablecoins es muy necesaria”.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *