Encontrando el punto óptimo: Las instituciones financieras tradicionales están preparadas para DeFi

Las criptomonedas han estado compitiendo por la atención de los grandes inversores institucionales durante años y por fin están recibiendo la atención que querían. Las redes blockchain y sus mecanismos de consenso nunca tuvieron sentido para el inversor tradicional, ¿Si lo tienen las finanzas descentralizadas, o DeFi? Es algo que todo el mundo quiere apoyar.

Los inversores tradicionales están más acostumbrados a conceptos como las acciones y los bienes inmuebles, centrándose en aspectos como los ingresos, los usuarios activos mensuales y los flujos de caja, lo que hace que DeFi sea un punto de entrada mucho mejor en blockchain para ellos. En el último año, los proyectos de DeFi han aparecido en todo el mundo, atrayendo miles de millones de dólares a este sector nicho.

Fidelity Digital Assets informó recientemente de que el 80% de las instituciones encuestadas están interesadas en los activos digitales, y el 36% de ellas afirman haber invertido ya en esta clase de activos. Además, según Evertas, una empresa de seguros de criptomonedas, el 90% de los inversores institucionales de EE.UU. y el Reino Unido planean aumentar sus tenencias de criptomonedas en breve.

Nick Ovchinnik, director de desarrollo de negocios de 1inch Network, dijo a Cointelegraph: “La entrada de fondos institucionales tendrá un impacto positivo duradero en el mercado“. Dijo que la presencia de entidades de renombre debería impulsar la estabilidad del mercado para los inversores minoristas y la tan esperada adopción de esta nueva clase de activos, afirmando:

“Estos inversores son bastante reacios al riesgo y tienen un horizonte de inversión a largo plazo. Por lo tanto, los activos más eficientes del mercado son los que más se beneficiarán debido a su posición dominante”.

Hace poco, el protocolo DeFi Aave anunció una nueva plataforma exclusiva para inversores institucionales. Puede que haya miles de millones bloqueados en DeFi, pero es una suma modesta comparada con los billones de dólares que se gastan cada día en el sistema financiero tradicional. A medida que la tecnología disponible para los inversores se amplía al tamaño del potencial de crecimiento de la industria, todas las miradas están puestas en DeFi y en cómo lo moldearán las instituciones.

Impacto institucional

En los últimos meses, el valor total bloqueado (TVL, por sus siglas en inglés) de Ethereum en las plataformas de DeFi ha estado rastreando cerca de 60.000 millones de dólares, lo que la ha puesto en el punto de mira y ha obligado al espacio de los servicios financieros a abordar sus ventajas. Mediante el uso de contratos inteligentes programables, DeFi puede realizar las mismas funciones que los sistemas centralizados tradicionales, al tiempo que reduce la carga económica, minimiza los gastos generales y hace que el sistema sea más eficiente.

Incentiva a los participantes descentralizados a través del Yield Farming, y aunque hay suficientes razones para mantenerse escéptico, especialmente teniendo en cuenta la cantidad de código no auditado que se ejecuta en todo el ecosistema de DeFi, los participantes son bien compensados por ese nivel de riesgo. A medida que el valor de mercado de los activos digitales ha crecido, también lo ha hecho el precio de estos tokens de rendimiento asociados, impulsando los rendimientos de dos dígitos para los interesados.

Los más expertos en tecnología han mejorado sus capacidades para revisar los contratos más rápidamente y medir las anomalías del mercado mediante la automatización. En general, el dinero nuevo está entrando en el espacio DeFi en todo el mundo, con fondos institucionales, empresas comerciales y plataformas financieras centralizadas que contribuyen significativamente a la liquidez del espacio.

Sin embargo, aunque DeFi y la tecnología de libro mayor distribuido (DLT, por sus siglas en inglés) estén avanzando más que nunca, el aspecto normativo sigue estando muy por detrás de lo necesario. Hay mucho riesgo en DeFi, y una plataforma que copia el código de otras plataformas examinadas con pequeños retoques no garantiza la seguridad del riesgo del software. En los próximos años, los reguladores tienen una enorme tarea por delante, asegurándose de que los peligros que plantea la tecnología blockchain no eclipsen sus ventajas.

Daniel Santos, fundador de DeFi.Finance -una plataforma que ofrece productos DeFi adaptados a las grandes instituciones- dijo a Cointelegraph: “Sólo una fracción de los inversores institucionales tienen políticas que les permiten invertir en productos no regulados, por lo que buscarán principalmente productos DeFi regulados.” El equipo también está colaborando con socios en el espacio de los servicios financieros tradicionales, incluidos los gobiernos. Santos añadió:

“Somos pioneros en todo un nuevo mundo de servicios financieros que será órdenes de magnitud más grande que la industria DeFi actual”.

Muchas plataformas financieras descentralizadas han informado de que las wallets institucionales dominan sus pools de capital como Celsius, 0XB1, Three Arrows y Alameda. Las instituciones definitivamente vienen por DeFi, pero como un espacio que prospera en la descentralización, no todo el mundo está seguro de cómo su llegada afectará a la industria.

Dicho esto, blockchain nunca ha sucumbido a la burocracia porque fue diseñada para defenderse de ella. Su ética de inclusión sin permisos y sin confianza hace que sea sencillo para cualquiera participar en sus mercados de crédito y seguros, proporcionar liquidez e incluso para participar en el Yield Farming. Según Michael Bazzi, director general de la plataforma DeFi Onomy, los activos sintéticos como las stablecoins podrían incluso acelerar el paso de los mercados de divisas y de valores a los marcos de negociación en cadena.

Relacionado: ¿Ilusión o realidad? La demanda de criptomonedas se tambalea o está a punto de dispararse

“DeFi no discrimina”, dijo Bazzi a Cointelegraph, afirmando: “Mientras que la poderosa infraestructura para embarcar CeFi en DeFi es una realidad que se está montando en este mismo momento, la tecnología estará lista para el momento en que las instituciones estén maduras para adoptar plenamente el paradigma DeFi.”

Otros parecen compartir la opinión de que las instituciones no tendrán un impacto significativo en la descentralización de los proyectos, como el responsable de crecimiento de Balancer Labs, Jeremy Musighi. “Creo que la comunidad DeFi reconoce en general el valor del capital institucional. Diría que la postura general del espacio DeFi es acogedora“, dijo a Cointelegraph, añadiendo:

“Creo que el principal cuello de botella, aparte de los problemas de cumplimiento, es la curva de aprendizaje que conlleva un avance tecnológico. He realizado muchos trabajos de consultoría para instituciones financieras y muchas de ellas aún no han comprendido los fundamentos de la tecnología DeFi”.

Sin embargo, también afirmó que no importaba lo acogedor que fuera el espacio porque las plataformas DeFi funcionan con protocolos sin permisos que invitan intrínsecamente a la participación de cualquier persona sin prejuicios. Con controles de riesgo más fuertes, una mayor diversificación y mejores procesos de revisión del código de los contratos inteligentes, las instituciones se están preparando para invertir.

Preocupaciones corporativas

DeFi ha crecido más allá de las expectativas de la mayoría, pero gran parte de su infraestructura subyacente depende de la red Ethereum. Con las altas tarifas de gas y la congestión de la red que plagan el sistema, las plataformas y los usuarios de DeFi están aparentemente buscando abandonar el barco. Sin embargo, estos problemas son poco más que inconvenientes para los operadores institucionales.

Ethereum puede cobrar hasta 200 dólares en concepto de tasas de transacción, pero cuando se negocia a escala de cientos de miles de dólares, estos cargos son mucho menos invasivos. Además, las tarifas no se escalan con el importe de la transacción, lo que significa que una transacción de varios millones de dólares puede incurrir en las mismas tarifas que una operación de 100 dólares.

Relacionado: Si estamos en medio de un mercado bajista de criptomonedas, ¿cuánto puede durar?

Aunque hay esfuerzos para alejar el espacio DeFi de Ethereum, las instituciones probablemente centrarán su atención en esta plataforma. Sin embargo, redes competidoras como Polkadot, Cardano y Solana han visto inversiones significativas por parte de actores institucionales, pero aún no se ha revelado si están apostando contra Ethereum o simplemente cubriendo sus participaciones existentes.

Los rendimientos de las finanzas descentralizadas pueden ser extremadamente lucrativos, pero también son completamente impredecibles. Las ganancias varían mucho en el espacio, y aunque las plataformas más recientes suelen generar los mayores rendimientos, también suponen el mayor riesgo de pérdida total. Las instituciones abordan el tamaño de la inversión y el riesgo de los precios de forma muy diferente a los operadores minoristas. Aun así, a medida que crezca la confianza en el espacio, los riesgos deberían disminuir y las posiciones institucionales en activos digitales deberían empezar a crecer.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *