El camino de las stablecoins: un viaje hacia la estabilidad, la confianza y la descentralización

Bitcoin (BTC) y otras criptomonedas han abierto las puertas a todo un nuevo mundo de finanzas. En su forma más básica, las criptomonedas permiten a las personas realizar transacciones de forma totalmente fiable, transparente y eficiente, eliminando los intermediarios centralizados y el riesgo de contrapartida que antes se asociaba a las transferencias digitales de dinero.

Gracias a la tecnología blockchain, ahora se puede transferir valor a escala mundial en cuestión de segundos/minutos y con tarifas relativamente bajas, pero eso no es todo. Sin embargo, Bitcoin y Ether (ETH) siguen siendo demasiado volátiles para ser utilizados como moneda, un factor que ha dificultado su adopción masiva.

Aunque Bitcoin y la tecnología blockchain están todavía en su infancia, la volatilidad sigue siendo predominante en el sector, lo que ha llevado a la creación de algo que combina lo mejor de los dos mundos: las stablecoins. Algunos ejemplos populares son Tether (USDT) y USD Coin (USDC).

Aunque las criptomonedas en sí mismas son volátiles, su tecnología subyacente puede aprovecharse para crear activos vinculados y respaldados por otros más estables, como las monedas fiduciarias, metales preciosos, etc. Estas stablecoins se utilizan sobre todo para pagos del día a día y liquidaciones de intercambios. Algunas stablecoins se han hecho muy populares al estar vinculadas al dólar estadounidense y han alcanzado una capitalización de mercado de más de USD 51 mil millones en el caso de USDT y de unos USD 14 mil millones de en el caso de USDC, que esta respaldada por Coinbase.

Las stablecoins se han convertido en una nueva clase de activos por sí mismas, viendo crecer su popularidad tanto entre la demografía minorista como la institucional por sus propiedades únicas. Ahora, las finanzas descentralizadas y los tokens no fungibles son el nuevo boom de la industria y, junto con las stablecoins, ofrecen nuevas e interesantes posibilidades de inclusión financiera.

Las stablecoins centralizadas y descentralizadas

El concepto de monedas como USDT es sencillo. En teoría, las empresas que respaldan estas criptomonedas estables mantienen una reserva del activo subyacente (en este caso, el dólar estadounidense) y emiten la cantidad correspondiente de tokens basados en blockchain.

Sin embargo, las stablecoins también tienen sus propios problemas. El más frecuente es el temor a que los emisores de stablecoins puedan manipular sus reservas y auditorías para emitir tokens sin respaldo. Aunque iFinex, empresa matriz del exchange de criptomonedas Bitfinex y un emisor del token USDT, se mantiene firme en su afirmación de que USDT está siempre respaldado al 100% por reservas, muchos en la industria siguen siendo escépticos, como se ha visto recientemente en el caso judicial resuelto entre la oficina del Fiscal General de Nueva York y Tether.

Los problemas mencionados anteriormente han llevado a los desarrolladores y empresarios del sector a crear sistemas descentralizados de stablecoins, el más popular de los cuales es MakerDAO y su token vinculado al USD, el Dai. MakerDAO utiliza Ether (ETH) para crear una reserva descentralizada y verificable para la emisión de su stablecoin.

También hay otras opciones disponibles. Kava ha aprovechado un sistema similar para crear stablecoins respaldadas por criptomonedas que están vinculadas al USD, lo que permite a los usuarios proporcionar liquidez con múltiples activos como Bitcoin y XRP para emitir stablecoins vinculadas al USD. John Wu, presidente de Ava Labs, el equipo responsable del desarrollo de Avalanche, le dijo a Cointelegraph:

“Las stablecoins descentralizadas han jugado un papel vital en el crecimiento de la DeFi. Sin la innovación de MakerDAO para crear dólares sintéticos respaldados por criptomonedas, el ecosistema no sería ni de lejos tan maduro como lo es hoy en día”.

Aunque es un concepto novedoso, también puede ser peligroso para quienes aportan liquidez al sistema. Dado que el token Dai está respaldado por Ether, los participantes deben aportar un elevado ratio de garantía y también se exponen al riesgo de ser liquidados en su totalidad si el precio de Ether cae abruptamente.

Al hablar del lanzamiento de nuevos conceptos como una stablecoin híbrida, Wu mencionó una stablecoin recientemente lanzada, FRAX, que combina controles de garantía y suministro algorítmico, y añadió: “Las innovaciones aportadas por equipos como MakerDAO y Kava vienen, sin embargo, con un alto riesgo, que se intensifica por las altas tasas de congestión de la cadena de bloques de Ethereum”.

El problema con el activo subyacente

Las stablecoins descentralizadas son una alternativa a las stablecoins más simples como USDT, pero la volatilidad de las criptomonedas también las hace peligrosas para los proveedores de liquidez, los tenedores y los usuarios de la stablecoin. En la actualidad, varias empresas están intentando encontrar una solución que permita que las stablecoins descentralizadas y centralizadas “se encuentren en el medio”.

Por ejemplo, Five5Five ha creado y pronto lanzará un nuevo modelo de stablecoin en el que una stablecoin puede vincularse al dólar estadounidense, eliminando el peligro asociado a la volatilidad de las reservas de criotomonedas. USD Reserve (USDR) es una criptomoneda respaldada por oro que puede mantener una relación de uno a uno con el dólar.

Esta solución protege contra la posible liquidación y las fluctuaciones de precios asociadas a las stablecoins descentralizadas. Al mismo tiempo, una moneda de este tipo puede estar respaldada por una alta tasa de garantía que le permitirá equilibrar la volatilidad o un cambio repentino en la situación del mercado. En este ejemplo, la empresa optó por emitir la stablecoin en la cadena de bloques de Bitcoin Ultimatum, un ecosistema descentralizado con contratos inteligentes, algoritmo de minería de prueba de participación junto con prueba de autoridad, transacciones privadas y soluciones de arrendamiento y estacionamiento. Eric Ma, CEO de Bitcoin Ultimatum, le dijo a Cointelegraph:

“La blockchain BTCU fue especialmente seleccionada para el desarrollo de la stablecoin USD Reserve (USDR) por sus capacidades, como las transacciones de alta velocidad, la capacidad de realizar transacciones anónimas, una mejor escalabilidad, capacidades de los contratos inteligentes y la interoperabilidad multicadena”.

Aunque otros proyectos también han intentado abordar la cuestión de la protección de los usuarios frente a la volatilidad del activo subyacente mediante el uso de “cestas” de monedas fiduciarias en lugar de una única moneda, para emitir una stablecoin que esté vinculada a varios activos, la mayoría de ellos no han logrado hasta ahora esta hazaña, sobre todo el proyecto Libra de Facebook, que ha sido detenido a la fuerza por los reguladores de todo el mundo, al igual que Sogur.

El token USDR permitirá a los tenedores protegerse contra la inflación de una única moneda fiduciaria, el dólar estadounidense, dado que la moneda está respaldada por oro y no por una moneda fiduciaria o una criptomoneda volátil. Jeremy Harbour, CEO y fundador de Five5Five, le dijo a Cointelegraph: “Internet necesita una moneda de reserva. La gran demanda de stablecoins demuestra que el reto es siempre lo que hay detrás de estas stablecoins”. Añadió que las reservas de oro fueron obtenidas por la empresa “en asociación con los mineros artesanales de oro y, por tanto, aporta un capital muy necesario a algunos de los lugares más pobres del mundo para proporcionar una inversión directa muy necesaria en sus comunidades”.

Stablecoins basadas en metales preciosos

Mientras que USDR pretende crear una stablecoin para el dólar estadounidense que proteja a los usuarios contra la inflación y las oscilaciones a la baja del precio, y MakerDAO y Kava han tratado de utilizar las criptomonedas para ofrecer una solución fiable, otros proyectos han optado por un enfoque más simple.

Proyectos como DigixDAO y Paxos emiten stablecoins vinculadas y respaldadas por metales preciosos como el oro. Sin embargo, siguen dependiendo de las reservas centralizadas, lo que plantea los mismos problemas que afectan a USDT, USDC y, hasta cierto punto, incluso a USDR.

En un intento por resolver este problema y ofrecer a los usuarios una solución semidescentralizada para las stablecoins respaldadas por metales preciosos, Aurus ha emitido monedas basadas en metales preciosos para el oro, la plata y el platino que están respaldadas y vinculadas a estos activos.

Sin embargo, en lugar de utilizar reservas centralizadas, Aurus trabaja con múltiples productores de metales y fundidoras para crear tokens respaldados por metales preciosos que tienen reservas distribuidas, lo que garantiza que los usuarios estén siempre protegidos contra puntos únicos de fallo. Guido van Stijn, CEO de Aurus, le dijo a Cointelegraph:

“Podríamos haber desarrollado una solución centralizada, pero si queremos la adopción masiva de productos como AurusGOLD y AurusSILVER, necesitamos la aceptación de la propia industria de los metales preciosos, al tiempo que hacemos que nuestro sistema sea abierto y beneficioso para todos”.

El camino por delante

Aunque ninguna de las soluciones mencionadas anteriormente es perfecta al 100%, el proceso de pensamiento detrás del desarrollo continuo de las stablecoins es bastante notable. Tanto es así que los gobiernos también están trabajando en su propia versión de stablecoins, conocidas como monedas digitales del banco central, y países como China ya han comenzado a probar dichos sistemas.

Sin embargo, a muchos les preocupa que las CBDC no sean más que versiones digitales de las monedas nacionales que aprovechen las cadenas de bloques centralizadas, sin ofrecer ninguna innovación real. Por lo tanto, es interesante ver cómo la comunidad cripto seguirá inventando y desarrollando nuevas soluciones para las stablecoins, mientras Bitcoin continúa en su camino hacia el cumplimiento de su objetivo final de reemplazar las monedas fiduciarias por completo, algo que puede o no suceder.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *