Criptomonedas y fondos de pensiones: ¿Como el agua y el aceite, o tal vez no?

Hay buenas razones por las que los fondos de pensiones no deberían invertir en el espacio de las criptomonedas y la cadena de bloques. El sector es demasiado nuevo, demasiado volátil y embrutecedoramente técnico. Además, aún no se establecen las normas y regulaciones que regirán el sector.

Pero los instrumentos financieros de renta fija que suelen favorecer los fondos de pensiones -como los bonos del Estado a largo plazo- apenas pagan nada hoy en día, por lo que los cuidadores tradicionales de los fondos de jubilación de los empleados se enfrentan a un dilema: ¿dónde encontrar el rendimiento de las inversiones en un mundo en el que se avecina la inflación?

No es de extrañar, por tanto, que los fondos de pensiones (los inversores institucionales más cautelosos) estén prestando atención al floreciente sector de las criptomonedas y la cadena de bloques.

“Las family offices lideraron la entrada en los fondos de criptomonedas hace varios años, pero hemos visto un creciente interés por parte de los de pensiones, y hay muchos fondos de pensiones que ahora tienen exposición a las criptomonedas”, dijo a Cointelegraph, Stephen McKeon, profesor de finanzas de la Universidad de Oregón y socio de Collab+Currency.

“Hemos visto un mayor interés por parte de los fondos de pensiones” en el último año, añadió, Christine Sandler, jefa de ventas, marketing e investigación de Fidelity Digital Assets (parte de un repunte entre todos los segmentos institucionales) “que creemos que refleja la creciente sofisticación e institucionalización del ecosistema de activos digitales, combinado con una fuerte narrativa macro impulsada por la respuesta a la pandemia”.

Los fondos de pensiones tienden a ser “inversores más conservadores y reacios al riesgo en comparación con otros”, según Sandler, y en su mayoría favorecen las inversiones que muestran un crecimiento a largo plazo y una baja volatilidad, lo que podría hacer que desconfíen de las criptomonedas.

Un adoptante temprano

Uno de los primeros fondos de pensiones con sede en Estados Unidos que invirtió en empresas de blockchain fue el Fairfax County Police Officers Retirement System, con sede en Fairfax, Virginia. Incursionó en estas aguas en 2018 con una asignación del 0.5% en un fondo que invertía en empresas relacionadas con blockchain, dijo Katherine Molnar, directora de inversiones del fondo, a Cointelegraph en la reciente conferencia SALT en la ciudad de Nueva York.

El fondo aumentó su asignación al 1% en 2019, y en la primavera de 2021, añadió dos nuevos fondos de inversión relacionados con empresas blockchain. El objetivo de asignación actual es del 2%, pero debido a que el valor de las criptomonedas y de las empresas basadas en ellas está aumentando, el 7% de los activos totales del fondo están ahora relacionados con las criptomonedas (de nuevo, en su mayoría empresas de tipo “pick-and-shovel” que apoyan al sector), como los exchanges de criptomonedas y los custodios.

El fondo de pensiones no puede reequilibrar porque está invertido en fondos de capital riesgo, explicó Molnar, pero a mediados de septiembre, Fairfax señaló su intención de invertir USD 50 millones con Parataxis Capital, un fondo de cobertura de criptomonedas que invierte en tokens digitales y derivados de criptomonedas. “No es una apuesta direccional, pero tampoco es totalmente ilíquida”, dijo a Cointelegraph.

El hecho de que el fondo de pensiones de los agentes de policía haya invertido hasta hace poco en empresas relacionadas con las criptomonedas en lugar de en criptomonedas, Coinbase en lugar de, por ejemplo, Bitcoin (BTC), tampoco es raro. Los inversores institucionales estadounidenses encuestados por Fidelity Digital indicaron una mayor propensión a los productos de inversión en activos digitales en lugar de poseer directamente criptomonedas, dijo Sandler a Cointelegraph, añadiendo:

“Gracias a nuestro estudio, también sabemos que los fondos de pensiones y los planes de prestación definida, al igual que muchos otros segmentos de inversores institucionales encuestados, están a favor de la gestión activa de un producto de inversión que contenga activos digitales”.

Ahora es posible que más fondos de pensiones recorran este camino. “Hemos empezado a ver la participación no sólo del segmento de los fondos de cobertura, del que hemos visto la participación desde hace mucho tiempo, sino ahora de otras instituciones, pensiones y dotaciones”, dijo Michael Sonnenshein, CEO de Grayscale Investments (la mayor gestora de activos digitales) a Bloomberg a principios de este año, añadiendo que anticipaba que los fondos de pensiones y las dotaciones impulsarían gran parte del crecimiento futuro de su empresa de inversión.

Incluso gigantes de los fondos de pensiones como el Sistema de Jubilación de los Empleados Públicos de California (CalPERS) están incursionando en el espacio de las criptomonedas y la cadena de bloques. CalPERS invirtió en la empresa de minería de Bitcoin, Riot Blockchain LLCm hace unos años y desde entonces aumentó su participación a unas 113.000 acciones (con un valor de unos USD 3 millones a principios de octubre), aunque esto es minúsculo en comparación con los USD 133.3 mil millones de activos de renta variable que maneja CalPERS, según su declaración 13F de agosto.

¿Cuánto es suficiente?

¿Qué tipo de asignación de criptomonedas es apropiada para un fondo de pensiones hoy en día?, Jim Kyung-Soo Liew, profesor asistente de la Escuela de Negocios Carey de la Universidad Johns Hopkins, fue coautor de uno de los primeros artículos académicos sobre criptomonedas y fondos de pensiones en 2017. Ese documento concluyó que una asignación del 1.3% de Bitcoin sería “óptima” para aprovechar plenamente el beneficio de diversificación de la criptomoneda.

¿Qué es lo apropiado hoy en día? “En el futuro, un inversor institucional debería buscar una asignación del 10%-20%”, dijo Liew a Cointelegraph, y espera que los grandes fondos de pensiones inviertan hasta una quinta parte de sus activos totales en el espacio de cripto/blockchain en los próximos tres a cinco años.

“Veremos más inversores institucionales”, dijo Liew, y añadió: “Sus horizontes son largos”. La capitalización actual del mercado de criptomonedas, que asciende a USD 2 billones, podría ascender a 20 billones en los próximos tres a cinco años, añadió, suponiendo un entorno regulatorio favorable.

A la pregunta de si esto no va en contra del tradicional conservadurismo de los fondos de pensiones, Liew respondió: “Los fondos de pensiones tienen consejos de administración; tienen comités de inversión”, y sí, “a menudo se les acusa de ser excesivamente conservadores y de querer entender las cosas al 100% antes de actuar”.

Desde el punto de vista de la educación, se necesitará tiempo y esfuerzo para que se adapten, pero los directores de inversiones son bastante inteligentes como grupo, y serán capaces de entender los conceptos, dijo Liew. Un problema, permitió, es que “no se les recompensa por asumir riesgos”.

Siguen existiendo obstáculos

Puede haber otros impedimentos. “Un desafío es que las pensiones tienden a requerir grandes órdenes”, dijo McKeon a Cointelegraph, “por lo que el espacio tuvo que madurar un poco para aceptar esa cantidad de capital. A medida que los fondos sigan escalando, esperamos ver más participación de los fondos de pensiones”. La volatilidad sigue siendo una preocupación, dijo Sandler, señalando los datos:

“‘2021 Institutional Investor Digital Assets Study’ descubrió que el 73% de los fondos de pensiones, planes de prestaciones definidas y dotaciones y fundaciones estadounidenses encuestados citaron la volatilidad como el principal obstáculo para su adopción”.

Según la encuesta, los fondos de pensiones y los planes de prestaciones definidas de EE.UU. siguen teniendo una visión bastante negativa de los activos digitales, “pero creo que seguiremos viendo cómo disminuye esa percepción negativa a medida que el mercado siga madurando y estos inversores se sientan más cómodos con la tecnología, la infraestructura y los canales de exposición y tengan una tesis de inversión más desarrollada sobre estos activos”, añadió.

Por ello, los fondos de pensiones, al igual que otros inversores institucionales, se esfuerzan por encontrar oportunidades de inversión. Como señaló The New York Times, “los bonos del Tesoro de EE.UU. eran los preferidos para obtener ingresos seguros en la jubilación. Pero podrían no ofrecer ningún rendimiento real durante la próxima década”.

Mientras tanto, en el lado positivo, los fondos de pensiones tienen horizontes largos, y pueden soportar la volatilidad a corto plazo. Otra ventaja es que “el talento de las criptomonedas está repartido de manera uniforme por todo el mundo, y nosotros podemos buscar ese talento”, añadió Liew.

Las limitaciones fiduciarias no desaparecerán, por supuesto. Muchos fondos de pensiones representan a los municipios y tienen en sus manos el bienestar financiero de muchas personas al final de su vida. Eso es mucha responsabilidad. Pero “no se puede obtener una gran recompensa si no se asume algún riesgo”, dijo Liew.

Hace un tiempo, el presidente de la junta directiva de Molnar dijo: “Entiendo la necesidad de hacer esto” (el fondo de pensiones de los oficiales de policía, como la mayoría de los inversores institucionales, estaba luchando para hacer crecer su dinero en un entorno continuo de bajos tipos de interés) pero algunos oficiales “están fuera de la reserva”, afirmó. Con la reciente tasa de rendimiento del 7.25% del fondo en sus inversiones en criptomonedas, probablemente sea seguro asumir que algunos de esos oficiales están de vuelta en la reserva.

Sigue leyendo:

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *