Audiencia del Senado sobre las stablecoins: La ansiedad por el cumplimiento y el rechazo de los republicanos

El 14 de diciembre, la Comisión de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado de Estados Unidos celebró una audiencia titulada “Stablecoins: ¿Cómo funcionan, cómo se utilizan y cuáles son sus riesgos?”. Los testimonios, tanto hablados como escritos, se centraron en gran medida en las dos últimas cuestiones, ya que la preocupación por el cumplimiento de la normativa sobre “Conozca a su cliente” y la amenaza de inflación del dólar estadounidense dominaron el debate.

Celebrada menos de una semana después de la audiencia sobre activos digitales del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, que en general fue percibida como “constructiva”, la reunión celebrada por el Comité Bancario se esperaba dura. El senador Sherrod Brown, demócrata de Ohio, que preside el Comité y había convocado la audiencia, es famoso por su postura crítica hacia el sector de las criptomonedas, y el informe de noviembre del Grupo de Trabajo del Presidente sobre Mercados Financieros (PWG) demostró que las stablecoins están efectivamente en el centro de la atención de los legisladores debido a su proximidad estructural con el dinero fiduciario.

Ansiedad por el cumplimiento

El senador Brown se desahogó con su declaración inicial, dando vida a un fantasma de la Gran Depresión: “Estos tokens pueden estrellarse, con los mercados de criptomonedas cayendo casi un 30% en un día. La historia nos dice que debemos preocuparnos cuando cualquier inversión se aleja tanto de la realidad. Miren la caída de la bolsa de 1929”.

Brown volvió a manifestar su enfoque de halcón cuando observó que, incluso en ausencia de una acción conjunta de ambas cámaras del Congreso, hay una serie de reguladores que ya están afilando sus herramientas para presidir las stablecoins, desde la Comisión de Valores hasta la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro.

El aluvión se intensificó con el testimonio de Alexis Goldstein, directora de política financiera del Open Markets Institute. Según algunos observadores, este centro de estudios liberal se ha hecho influyente al estimular el impulso del partido demócrata para frenar a goliats tecnológicos como Meta y Google.

Goldstein aprovechó la oportunidad para atacar duramente los proyectos de finanzas descentralizadas -que, según ella, “no cumplen en gran medida” con las normas existentes de Conozca a su Cliente, Antilavado de Dinero y Lucha contra la Financiación del Terrorismo- y para cuestionar el potencial de las stablecoins para convertirse en una herramienta de liquidación de pagos ampliamente adoptada:

Un informe reciente del Foro Económico Mundial concluyó que las stablecoins no tienen ningún beneficio para la inclusión financiera, ya que están sujetas a las mismas o mayores barreras que las opciones financieras preexistentes, incluyendo la necesidad de Internet y de teléfonos inteligentes. […] Como alguien que ha jugado con el envío de [stablecoins], tanto a nivel personal como en mi trabajo, a menudo hace que Western Union parezca barato cuando se acumulan todas las tasas que se necesitan”.

El sentimiento mordaz de Goldstein fue contrarrestado por Dante Disparte, director de estrategia y jefe de política global de Circle, que destacó una serie de casos de uso de activos digitales, como la potenciación de mujeres y empresarios de minorías y la prestación de ayuda. Disparte pidió a los legisladores que adopten un enfoque de “no hacer daño” en la regulación:

Sostengo que estamos ganando esta carrera [de las monedas digitales] debido a la suma de la actividad de libre mercado que tiene lugar dentro del perímetro regulatorio de Estados Unidos con las monedas digitales y los servicios financieros basados en blockchain. La suma de estas actividades está promoviendo la competitividad económica de Estados Unidos y los intereses de seguridad nacional.

El directivo de Circle dijo que el sector de las stablecoins estaba todavía en los inicios y que quienes lo acusan de fracasar en términos de inclusión financiera presumen erróneamente que las stablecoins tienen una agencia similar a la del dólar. El argumento resonó con el reciente anuncio de Circle de que su stablecoin, USD Coin (USDC), se apoyará en la blockchain Avalanche, con el objetivo de ofrecer tarifas más bajas y una liquidación más rápida de los contratos inteligentes.

La cuestión de la emisión

Podría decirse que la parte más matizada técnicamente de la audiencia tuvo que ver con la futura clasificación legal de las stablecoins. En este punto, fue el senador Pat Toomey, republicano de Pensilvania, quien encabezó la oposición al alarmismo de los demócratas al proponer que la emisión de stablecoins no se limitara a las instituciones depositarias aseguradas. Este punto aparecía en el conjunto de principios de Toomey publicados antes de la audiencia.

Anteriormente, el PWG, dirigido por los demócratas, había abogado por limitar la emisión de stablecoin a las instituciones depositarias aseguradas. La reacción de Toomey a la declaración inicial de Brown fue un mensaje nítido: Cualquier decisión final sobre las stablecoins “es una cuestión que corresponde al Congreso”.

La necesidad de considerar la emisión de stablecoins una cuestión de carta federal fue expuesta por Jai Massari, socia del bufete de abogados internacional Davis Polk, en su declaración escrita:

Una carta federal nueva y bien diseñada podría dar cabida a un modelo de negocio basado en la emisión de stablecoins totalmente respaldadas por activos líquidos a corto plazo y la prestación de servicios de pago relacionados. Esta carta podría imponer requisitos para la composición de los activos de reserva, adaptando al mismo tiempo los ratios de apalancamiento o los requisitos de capital basados en el riesgo y otros requisitos a la naturaleza del modelo de negocio.

Según Massari, regular a los emisores de stablecoin de forma similar a los bancos asegurados por la Federal Deposit Insurance Corporation sería “inviable” e “innecesario”. Añadió que las empresas ya son capaces de limitar el riesgo de sus reservas de stablecoins y de “exigir que el valor de mercado de esas reservas no sea inferior al valor nominal de las stablecoins en circulación.”

Una reacción silenciosa

Tras la audiencia, las posiciones de los ponentes no se vieron afectadas. El senador Brown compartió un fragmento de su testimonio en Twitter, calificando las stablecoins de “espejo del mismo sistema [bancario] roto”:

El senador Toomey volvió a manifestar su entusiasmo por la nueva tecnología y su determinación de trabajar estrechamente en su regulación amigable:

Los participantes clave de la audiencia más constructiva de la semana anterior en la Cámara han ignorado elocuentemente la reunión del Comité Bancario en las redes sociales. Crypto Twitter, también, ha permanecido en gran medida en silencio sobre el asunto.

¿Qué será lo siguiente?

Mientras que el arduo trabajo de elaborar nuevas normas reguladoras puede llevar años, con la regulación de las stablecoin hay claros indicios de que se está avanzando rápidamente. Sin embargo, no todos los avances parecen favorables.

El informe del PWG pide que se introduzca una supervisión exhaustiva lo antes posible. En consonancia con la opinión de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, el grupo instó al Congreso a exigir que los emisores de stablecoin sean instituciones depositarias aseguradas.

Los republicanos tardaron algo más de un mes en redactar su contraplano y defenderlo en la audiencia del Senado. El problema obvio para quienes quieren que las stablecoins conserven su identidad no bancaria es que, de momento, el conjunto de principios del senador Toomey es una colección de viñetas que podrían caber en una sola hoja de papel, mientras que el informe del PWG contiene 26 páginas de densas propuestas políticas.

Tal vez un problema aún mayor es que el enfoque articulado por el PWG está respaldado -y probablemente inspirado- por quienes forman parte de la administración presidencial en funciones. Si los republicanos se toman en serio la posibilidad de adoptar el lado no bancario de la división de las stablecoin y de sugerir un enfoque normativo alternativo para esta clase de activos, más vale que consoliden sus puntos de vista de forma igualmente ajustada.

Deja un comentario

Connect with





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *